Nuestra Historia

Mireya y yo llegamos al camino de Dios a muy temprana edad, no sin antes haber vivido en hogares disfuncionales por causa de las adicciones, separación y muchos males más producto de que nuestros padres no conocían el modelo Divino para la familia.

El Señor nos unió en el año 1983 en la ciudad de Caracas, comenzando así el proceso de edificar una familia. Las experiencias de nuestra infancia, y la gracia de Dios que nos había alcanzado, nos permitió edificar un matrimonio sólido hasta el día de hoy. A El sea la Gloria.

Después de 10 años de matrimonio, en el año 1993 Dios nos llamó a dejar una exitosa carrera profesional, y partir hacia los EE. UU. para dedicarnos por completo a Su obra. Al poco tiempo vimos la gran necesidad que había en los hogares Hispanos, lo cual nos impulsó a capacitarnos en el área de la Familia, y así Mireya obtuvó una Licenciatura en Consejería Cristiana, y yo obtuve una Licenciatura y luego un Master en Psicología Cristiana.

A lo largo de los últimos años hemos compartido con parejas de todo nuestro continente americano y Europa, principios y pasos del proceso sanador y restaurador para el matrimonio y la familia. ¡A Jesucristo sea la Gloria por todo lo que El ha hecho!

Y después de ver como Dios ha restaurado y sanado un sin número de parejas, hemos sentido el deseo de llevarles a muchas más parejas alrededor del mundo estos principios dejados por Jesucristo en su Palabra, a través del ministerio de Grupos “Un Matrimonio Extraordinario” (UME).

Recuerden, si ustedes ayudan a restaurar un matrimonio, habrán ganado toda una familia.

Queremos darle la bienvenida a éste maravilloso ministerio que trae esperanza a las familias de nuestro tiempo.

Sus servidores en Jesucristo,

Mireya y Miguel Quintero